lunes, 25 de julio de 2016

Diez Ayllus




Diez Ayllus

 

 

Diez Ayllus  es el espacio donde me encuentro conmigo mismo y con todos los seres humanos.

 

En el que recorro los caminos de mi infancia, bajando y subiendo cuestas empinadas, bordeando precipicios, divisando paisajes agrestes u oteando azules lontananzas.

 

Donde habita el recuerdo de cierta muchacha de ojos color de la noche. Los amores que fueron, los amores que pudieron ser y no fueron… y los que siguen siendo.

 

Es el espacio de mi libertad; de mi ser y estar en el mundo, sin credos ni falsas utopías. Donde cada imagen y cada palabra solo responden a mi libre albedrío.

 

Espacio de encuentro de Eros y Psique,

donde toda pasión es posible.

 

[SAÚL].

 
 

viernes, 15 de julio de 2016

Añoranza dominicana

 
 
 
 
 
Hermosa vista de la capital del distrito de Santo Domingo.
 
Fuente: Internet 


viernes, 1 de julio de 2016

Chungayo en el siglo XVIII

 
 
 
 
 
 
 
Breve referencia histórica de Chungayo en el siglo XVIII 
 
 
 
 
 
“Dos pugnas interesantes se darán a lo largo de la década de 1760. La primera de ellas involucró a las tierras denominadas "Chungayo" en el asiento de Chalaco, que como ya es tradicional para la zona englobaba un conjunto de sitios que dependiendo del litigante recibía distinta denominación. En 1761, las tierras en cuestión, donde se ubicaban los potreros de "Santiago" y "Nomala" eran disputadas por Pedro Domínguez de la Cruz y por Ventura de Córdova. Como es usual, estaba en discusión un arreglo anterior entre las partes que databa de 1748. Por entonces se estableció que dos pequeñas propiedades, "San Miguel" y la loma de "San Agustín" de Domínguez y Córdoba, respectivamente; eran colindantes. Córdoba argüía derechos de la familia de su mujer, que se remontaban a tres generaciones atrás pero se sabía por la provisión de mediados de siglo que en ese entonces los López habían decidido usar de las tierras para la construcción de un molino, que terminó siendo más bien dos, dedicados a trigo y caña, y que al parecer no tuvieron buen rendimiento con el andar del tiempo. La dedicación de las tierras al poco codiciado panllevar y a productos con cierta rentabilidad, "congeló" las pasiones, hasta que las muías se volvieron apetecibles, y no precisamente por su carne. Cinco años después de concurrir a los tribunales, los Domínguez fueron ratificados en sus "derechos" por el corregidor. No tenemos mayor información sobre la ubicación social de los implicados en el litigio, pero suponemos que no eran miembros del grupo social superior en la región. La informalidad en el manejo de la demarcación y la humildad de la propiedad y su producción, podría remitirnos al caso de una familia de vecinos españoles empobrecidos o de mestizos inclusive”.
 
Tomado de:
Carlos M. Gálvez Peña
 
En la frontera del Reino: apuntes sobre sociedad y economía de un curato en la sierra de Piura (1780-1800)
[http://books.openedition.org/ifea/3297]