viernes, 12 de diciembre de 2014

Alto Piura en la colonia

 
Alto Piura: Breves apuntes históricos
 
«La segunda Nucleación se produjo entre 1785-1850, años después de la visita pastoral que efectuara el Obispo de Trujillo Jaime Baltasar Martínez de Compañón y Bujanda, quien al comprobar que efectivamente buena parte de la feligresía, andaba “dispersa y montaraz” en las extensas jurisdicciones de las haciendas, después de predicar la fe cristiana y la necesidad de una nueva nucleación poblacional, inició las gestiones ante el virrey para una nueva “Reducción General” en su obispado.
Así, lo que conocemos de la conformación de los patrones de asentamiento nos permite entender la asincronía de la aparición de centros poblados en Piura. Al respecto:
1. Los pueblos de Santo Domingo, Chulucanas, Morropón y Sullana, entre otros, se gestan a fines del XVIII y se concretizan en el primer tercio del siglo XIX. En estas formaciones urbanas, la permanencia del espíritu andino es casi ausente. Esa impotencia de reproducción o revitalización de arquetipos prehispánicos se debió a muchas razones, una de ellas el tiempo transcurrido: de 1572 en que se fundan las reducciones, 1782 en que llega a Piura Martínez de Compañón, habían corrido dos siglos y medio, lapso en el cual se produjeron muchos cambios de diferente índole. Otra razón fue el componente social: los nuevos moradores provenían de haciendas y pertenecían a diversas castas; los matrimonios eran exogámicos y heterogéneos, dando origen a una población polimorfa, compuesta por blancos, indios, negros, chinas, cholos, mixtos, pardos, cuarterones, quinterones, sacalaguas, etc. Esta perturbación étnica coadyuvó a la disolución de los viejos modelos andinos.
2. Sechura, Catacaos, Paita, Amotape, Tumbes, Ayabaca, Huancabamba, Frías, Huarmaca, Olmos, Salas, Cañaris y Penachí son pueblos fundados bajo coerción extraeconómica en la década del setenta del siglo XVI; es en estos pueblos decimosextos donde se nota la persistencia y reproducción de estructuras sociales prehispánicas. Algo parecido sucedió en Cumbicos, Pacaipampa e Incahuasi, pueblos que se fundan por iniciativa de los propios indígenas en la primera mitad del siglo XVII, los dos primeros, y en la década del cuarenta del siglo XVIII, el tercero».       
***************
Fuente:
Huertas V., Lorenzo (1996). “Patrones de asentamiento poblacional en Piura (1532-1850)”. Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos N.° 25 (1), pp. 91-124.