miércoles, 27 de febrero de 2013

De la "Generación X" a la "Generación Y"

 
 
FORMADA POR JÓVENES EDUCADOS EN LA INTERNET
Ha llegado la “Generación Y”
 
La "Generación Y" es la generación del siglo XXI. También se le conoce como la Generación del Milenio y como la Generación 2001. Esta generación ya empieza a suscitar mucha curiosidad por parte de sociólogos y estudiosos, puesto que su co­nocimiento y comprensión son cruciales para saber qué forma tendrá la sociedad del futuro. Desde un punto de vista comercial, la supervivencia de muchas empresas dependerá de lo bien que sepan entender y adaptarse a esta nueva “Generación Y” y de su capacidad para hacerles llegar los mensajes publicitarios.
La generación de nuestros padres (conocida en Estados Unidos con el nombre de Baby Boomers por su explosión demográfica) se extien­de desde finales de los años cuarenta hasta 1959. Esta es una ge­neración que identifica el éxito con grandes proyectos. Lo impor­tan­te es dejar como herencia un gran patrimonio, construir grandes obras, grandes edi­ficios, etcétera. El éxito, para esta generación, se refleja en la cantidad de ingresos ma­te­ria­les acumulados y en la altura que pudieron alcanzar trepando la escalera política y económica.
La generación que sigue a los Baby Boomers se conoce, quizás a falta de un mejor nombre, o tal vez por la incapacidad de los me­dios para acercarse a ella, como “Generación X” y comprende a  los jóvenes nacidos en los años sesenta y setenta. Los jóvenes de la “Generación X” no ven el éxito de la misma manera que sus padres. Es una ge­ne­ración más escéptica, más difícil de alcanzar por parte de los medios tradicionales de comunicación y marketing. Esta “Generación X” se caracteriza por su ci­nismo y desi­lusión ante los valores de sus padres. Es la generación de MTV, Nir­va­na y Smashing Pumpkins, la generación de las Tortugas mutantes y la comida ba­su­ra.
La última, la nueva generación, abarca a los niños nacidos en los años ochenta y noventa. Es una generación de niños deseados y pro­tegidos por una sociedad preocupada por su seguridad. Los niños de esta “Ge­ne­ra­­­ción Y” son alegres, seguros de sí mismos y energéticos. Es la generación de los Po­wers Rangers y la Internet, la generación de la variedad y las marcas desconocidas, la generación de nuevas tecnologías que cambian continuamente a una velocidad de vértigo.
Las agencias de publicidad americanas han comenzado a sufrir en carne propia los efectos de una generación que se ha criado viendo anuncios en la televisión, que ha mamado marketing desde su nacimiento y que es altamente sofisticada en sus gustos y apetitos. Marcas tradicionales como Coca Cola, Nike, Levis, etc., no logran alcanzar a esta juventud que hace caso omiso de los deportistas y supermodelos que tanto éxito tuvieron con las generaciones anteriores.
La “Generación Y” es la ge­ne­ra­ción de la interactividad, de la publicidad extendida a través de las reco­mendaciones de sus amigos, a través de los foros y grupos que comparten y di­se­mi­nan in­for­ma­ción por Internet. Es allí donde acuden a enterarse de lo que es cool y está de moda. Solamente aquellas empresas que tratan de entenderlos, que se es­fuer­zan en conocer sus gustos y peculiaridades y realizan una publicidad directa y ho­nesta, logran con­seguir su cotizado dinero. Una de tales empresas es Delia: que ven­de ropa por ca­tálogo diseñada especialmente para chicas preadolescentes y ado­les­centes, y utiliza modelos con los que las chicas se identifican en lugar de las gla­mo­rosas super­mo­delos de antaño.
Las generaciones pasadas se caracterizaban por la uniformidad con la que re­cibían los mensajes, las modas, la música. Los medios informativos (radio, televi­sión, revistas, car­teles, etc.) eran los difu­so­res de música y modas. La “Generación Y”, por el contrario, se ca­rac­teriza por la diversidad. Al fin y al cabo es la generación de la In­ternet y el correo electrónico. Gracias a Internet, los seguidores de los grupos más oscuros y desconocidos pueden ponerse en contacto e intercambiar información o incluso ficheros MP3 con las últimas canciones.
(Tomado de Internet)